lunes, marzo 21, 2005

Divergencia conservadores/liberales

El conservadorismo siempre ha sido un concepto vago y de enrevesada definición académica. Resulta más sencillo asociarlo a un contexto puntual que proclamarle un cuerpo universal de principios inmutables. Suele haber común acuerdo de que sostiene valores tradicionales, afianzados en la costumbre, la familia, la religión etc. No me quiero alejar del tema que motivó este comentario. El punto es que ideológicamente el conservadorismo no es uniforme ni coherente, y en este sentido busca llenar su contenido con otras doctrinas. Yendo concretamente a lo que hoy entendemos por conservadorismo (el de EEUU) resulta clara su sociedad con el ideario liberal. De esta compatibilidad ensayada con éxito desde los 80´s surgieron respuestas para males comunes a la época. Los problemas mundiales como la contiminación, el terrorismo, las migraciones masivas, etc. no se zanjaron con tan sólo un par de administraciones conservadoras y actualmente se ven como temas recurrentes en todos los medios.
Esto que hice no es un estudio sobre filosofía política comparada sino más bien una introducción a un debate que posiblemente se redoble el día que los conservadores en su totalidad se desentiendan de la importancia del liberalismo.
Robert Locke (vaya nombre considerando su postura) publicó un artículo en The American Conservative intitulado "Marxism of the right" en donde despotrica contra el liberalismo. Honestamente me sorprendió, dado que los conservadores suelen ofrecer dispendiosas loas hacia los principios de la libertad, no más sea como retórica. Robert Locke escribe un líbelo que lo hubiera esperado del peronismo o el franquismo, jamás la "derecha" norteamericana. Incluso el escritor liberal radicalizado (para nada condescendiente con los neocon) Max Borders entró en pasmo y así lo expresa la primera linea de su artículo.
Until this article by Robert Locke appeared in The American Conservative, conservatives and libertarians have enjoyed a mutually beneficial relationship. After all, there is so much on which they agree.
But can it last?.

La respuesta de Borders está muy bien planteada y se centra principalmente en las falacias en que incurre Locke (este payaso del que estamos hablando, no John). En definitiva, el aserto de que el liberalismo es una doctrina irreal e intransigente como el Marxismo se ve refutada. La libertad moderada debe ser ponderada porque es la que tenemos, y porque podría ser menor aún, pero no hay que verla como la mejor posible ni como el tope al que accedimos o como la libertad en su justa medida. No es relativa y no depende en demasía de otros valores sino más bien de su mismo ejercicio y su defensa.

1 comentario:

Isidro Beccar Varela dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.