miércoles, noviembre 29, 2006

Crónica de una invasión norteamericana a Argentina

Ante todo aclaro: no es mío. Y fundamentalmente...es en joda.

Día 1 >Se destacan varias naves de guerra yanquis al Río de la Plata. Las mismas encallan ni bien entran en nuestras aguas territoriales: la empresa de dragado no trabaja desde hace 2 meses ya que el gobierno argentino no le paga los subsidios prometidos en los contratos de privatización.

Día 2 >Inicio de los bombardeos al centro de la ciudad de Buenos Aires. Pasan prácticamente desapercibidos. Las bombas caen en edificios como la ex Casa Cuna, el hospital Rawson, etc. Las que impactan en las calles se pierden entre los baches y las reparaciones que inició Ibarra antes de las elecciones. Problemas de puntería varios ocasionados por numerosos cambios de nombre de las calles.

Día 3 >Desembarcan Infantes de Marina en Berisso. No pueden avanzar ya que en el peaje de la autopista se aceptan pesos pero ellos traían patacones.

Día 4 >Los marines sufren numerosas bajas. No hay enfrentamientos, pero el conurbano no es para cualquiera: patotas, choreos, piquetes, etc.

Día 5 >Desaparecen tanques y lanzamisiles americanos. Se presume que se podrían encontrar partes de los mismos en los desarmaderos de la calle Warnes.

Día 6 >Boinas verdes hacen sus primeras incursiones en la ciudad. Atacan centros de comunicaciones. Destruyen canal 7, 9, 11 y 13. Manifestaciones de júbilo por parte de la población.

Día 7 >Tratando de asegurarse la logística, las tropas invasoras secuestran alimentos para consumo propio. Intoxicaciones varias con muzzarella en mal estado, chorizos de procedencia dudosa y transgénicos varios; numerosas bajas entre los invasores.

Día 8 >Se suspenden las operaciones por razones climáticas. Llovieron 30 milímetros y la ciudad se inundó por completo. Tanques y vehículos varios se cubren de agua y no pueden circular, de hecho se los lleva la corriente.

Día 9 >Comienza la distribución de víveres por parte de los invasores. Se debe suspender ya que los argentinos exigen a los yanquis la entrega de planes Trabajar y la reducción de la jornada laboral de los mismos.

Día 10 >Solicitan la rendición Argentina. La misma es rechazada porque no fue presentada por triplicado, falta autenticación de las firmas ante escribano público, pago de sello fiscal y la oficina respectiva trabaja solo los días pares de los meses impares en horas múltiplo de tres.

Día 11 >Se suspenden momentáneamente las operaciones. El comandante norteamericano fue víctima de un secuestro express. Se solicita prueba de vida. Se negocia el rescate.

Día 12 >Liberan al comandante estadounidence en la Panamericana.No puede volver al comando ya que hay piquetes en la Gral. Paz.

Día 13 >Sin comandante, intoxicados, mojados, robados, intentan reembarcarse para volver a yankilandia. No encuentran los barcos: fueron dejados en el Riachuelo y la contaminación los disolvió. Rendición incondicional de los Estados Unidos

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Despuès dicen que Argentina no tiene Defensa.

Muy bueno, la pura verdad.

Espero que ningùn progre se la crea porque son capaz de ir a la embajada y ya sabemos como termina.

Anónimo dijo...

Haciendo un poco de historia, un tal Don José de SM había dicho ya, hace muchos años atrás, que era muy difícil para un ejercito invasor lograr el éxito en Argentina.
¿Ya habían poliquiteros, piqueteros, contaminación y todas esas yerbas por aquella época?

Excelente relato Marcos.

BlogBis dijo...

La verdad Marcos que la historia me da pena. Por tres motivos: primero porque el estado de destrucción y ruina del país que se cuenta es cierto. El segundo, porque sobrevuela al cuentito el convencimiento argento de que "semo lo má'mejor" y que los demás no sobreviven en nuestro entorno. Y la tercera, porque refleja claramente que vivimos en una isla donde no sabemos lo que pasa en el mundo, y que ninguna de las circunstancias que pintan que le ocurrirían a una fuerza de intervención extranjera sería posible. Una argentinada típica, en resumen.

MarcosKtulu dijo...

Eso es lo triste, que es en joda, pero hasta ahí, dado que por momentos lo que es en joda es el país en si mismo y en especial el estado en que se encuentra.
Dos items a favor de quien se le ocurra invadirnos (hoy por moda serían los norteamericanos):
-Con las campañas de desarme que afectan a gran parte del mundo y también a Argentina (en eso estamos globalizados) vamos a tener cada vez menos ciudadanos listos para conformar una milicia o que tengan requerimiento de tiro alguno para integrar un ejercito que al dia de hoy está desintegrado.
-Sin que nos ofrezcan mucho más que los gobiernos pasados, podríamos llegar a recibir a los invasores como liberadores. Decirlo parece una cosa como de vendido, pero ¿darán fe tantos progresistas acerca de como un país "imperialista", sin tirar una bomba en territorio continental, coadyuvó (lease, "liberó") a que los militares se retiraran?.

Anónimo dijo...

Las polìticas de desarme sòlo tiene por fin desarmar a la sociedad civil que busca de alguna manerar poder suplir la ausencia del Estado en una cuestiòn tan relevante como la seguridad interior.

Y ni que decir si algùn dìa nos invaden...

Marta Salazar dijo...

ja ja ja!

Guille, da maus dijo...

Por si los yanquis tienen previsto todos estos impedimentos, Argentina tiene otra opción: será salvada por su compadre hugo Chavez de Venezuela ! !