viernes, diciembre 11, 2009

Un premio a su medida

Terminada la larga luna de miel, siguen las decepciones generadas por Obama, ahora en Mario Bunge. Cuanto mayor la expectativa (y de ella genero mucho Obama), mayor la decepción.

Cuando hace dos meses se anunció el premio nobel de la Paz a Obama, éste se mostró sorprendido y creyendo no haber hecho mérito para recibirlo. Únicamente después aumentar los contingentes en Afganistán (algo prometido en la campaña) aceptó el premio, o sea se habrá creído ya con suficiente mérito. Es cierto que la guerra no la empezó él y el despliegue busca -como cualquier nuevo despliegue en cualquier guerra- terminar con ella, obviamente ganándola, pero continuarla o intensificarla voluntariamente no muestra mucho empeño con la fraternidad de las naciones.
A lo mejor Obama hubiera gustado recibirlo una vez acabada y ganada la guerra, como lo recibió Teddy Roosevelt tras mediar arteramente entre Rusia y Japón en 1905.
Al galardonar a Teddy quizás no sabían de su compromiso con los intereses expansionistas de Japón, aunque la mirada retrosprectiva extrema nos permite plantear como previsible lo que fue imprevisible. Así, diríamos que Teddy fue un visionario que anticipó la guerra fria entre Rusia y EEUU y encontró la manera de debilitar al más futuro de los enemigos, a costa de fortalecer al más próximo. Mirado desde hoy resulta muy extraño el galardón a ese warmonger, primero lobbista del imperialismo japonés, y luego promotor histérico de la entrada de su país a la WW1.
Finalmente fue Wilson, pese a la promesa electoral en contrario, quien entró en la guerra y también se llevó su Nóbel de la paz. Acababa de terminar la guerra que iba a terminar con todas las guerras.

Que manera de desprestigiar el premio otorgado "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos existentes y la celebración y promoción de procesos de paz" (testamento del señor Nobel). Con este historial de galardonados, se parece más a un castigo que a un premio.

8 comentarios:

hugo dijo...

"a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones"

"estados unidos no está en guerra contra el islam" (parlamento de ankara, 6-4-09)

"he venido aquí para buscar una nueva relación entre eeuu y los musulmanes del mundo que esté basada en el interés mutuo y en el mutuo respeto; que esté basada en la verdad que américa y el islam no se excluyen y no necesitan estar en competencia. en cambio comparten principios comunes de justicia, progreso,tolerancia y dignidad de las personas" (universidad de el cairo, 4-6-2009)

Iván dijo...

A las palabras Hugo se las lleva la brisa...

MarcosKtulu dijo...

Hugo Kissinger, todo eso ya lo decía Bush II. Le tendrían que haber dado el premio nobel a él. Y la verdad qeu si se lo dieron a hijos de puta como Teddy roosevelt y Wilson, bien puede reclamar el suyo.

hugo dijo...

hombres de poca fe...

hugo dijo...

otro si digo marcos nobel: admitiendo parcialidad de mi parte, ¿porque no reemplazás en tus dichos a ww por el dr k?

hugo dijo...

hk, ehhh!!!

hugo dijo...

¿leíste hoy marcos en adn cultura la nación la nota bibliográfica de "a sangre y fuego" de enzo traverso? ¿conocés al autor?

MarcosKtulu dijo...

Lo leí por arriba, porque no lo conozco al autor. Esto para mí es como para vos el autor de las efemérides operísticas, te imaginas. Al final no se de que habla el libro en cuestión, porque la minicritica trata más de ese Enzo Traverso que de su último libro.