jueves, septiembre 21, 2006

No men, es too much

No debería sorprenderme pero me sorprendo porque cuesta creer que los autoritarios no den crédito a límite alguno. La derecha censuradora también avala la tortura.
Ramiro Commentarius posteó de inmediato su indignación; yo tardé un poco más en caer, y aquí el post.
Indignante es lo que se opina en lo de Luis. Miren las volteretas que da para justificar la tortura, al principio linkeando un artículo torturista de Thomas Sowell:
"Creo que nadie está “a favor” de la tortura"
"Hay quienes sostienen que es lícito su uso en ciertas circunstancias."
"Yo ya lo dije en varias oportunidades por acá, no comparto este punto de vista. No justifico el uso de la tortura"
"Soy conciente de que reclamar todos los derechos y ninguna de las obligaciones es una tendencia muy fuerte entre mucha gente en general y la izquierda en particular, pero el mundo real no funciona así" Otro estúpido útil más aplicando el pacto comisorio a conflictos de DDHH, creyéndose encima con la rúbrica del funcionamiento real del mundo.
"Como estamos hablando de un país donde rige plenamente el estado de derecho desde hace más de dos siglos, no de un gobierno autocrático ni de una teocracia fundamentalista, no deberías preocuparte demasiado por el trato de estos señores."
Es decir, como rige el estado de derecho, seguramente no hay tortura (?), o mejor, como rige el estado de derecho, no importa que haya tortura (?). ¿No será, que desde la ejecución solapada de apremios y torturas el estado de derecho queda algo en jaque, impidiendo así inferir tan truculentas deducciones?
"Yo en lo personal tengo objeciones morales y de orden práctico para con la tortura. Entre las últimas creo que sencillamente este tipo de prácticas no son efectivas."
Ajá, ¿Y las morales? No son tan objeciones o no son tan morales. Tal vez si la tortura fuera más efectiva...tan efectiva como la razón de estado exija.
Después viene otro imbécil, censurador también, y agrega algo muy cómico: "El debate en el Senado no es sobre si se debe o no respetar la convencion de Ginebra sino sobre cual es el alcance del articulo 3." aclarando, pues que "Para hablar de lo que se esta debatiendo en EE.UU. primero hay que informarse". El artículo 3, no obstante, es el que determinará si una tortura, bajo los términos de la convención de ginebra, será respetable o no. No se si poner más empeño en la mentada busqueda de información, o en la debida atención para eludir los juegos de palabras de quienes entre lineas avalan la tortura.
Más temprano, siguiendo al mismo artículo de Sowell había posteado Al-Jaím (quien debo reconocer, enrolado en el conservatismo fascista como está, no ha censurado) me hizo acordar a lo dicho por Zaffaroni hace unos días en punto a que el culturalismo hoy es la forma políticamente correcta de racismo. Acá van algunas máximas de Al-Jaím, siempre orgulloso de oxidente, pero no tanto cuando esta superpotencia culturoreligiosouniversomilitar de dificil definición muestra debilidad al no ejercer toda la fuerza que tiene a disposicion:
"La caballerosidad para con las bestias tendrá que acabarse en algún momento"
Entonces abstenerse de torturar a alguien es una caballerosidad...menos mal que no me prendo de esas moral e intelectualmente endebles definiciones de oxidente, o podría terminar justificando crímenes en nombre del bien supremo oxidental.
"Está por verse si ese momento llegará cuando ya las bestias hayan acabado con miles de vidas más, incluso en América, o si llegará antes de que esto sea necesario."
Lo imagino ofuscado señalando con el dedo arriba y sólo preocupado por "las bestias". (las bestias islamofascistas, no hay que aclarar cuando se cita textualmente a un Conservafascista).
"...los verdaderos salvajes y enemigos nuestros continúan con poder para hacernos daño, precisamente por la pretensión de jugar con reglas caballerescas frente a una banda de salvajes que no respeta regla alguna de civilidad." Los salvajes, los enemigos, las reglas caballerescas, la civilidad. ¿Acaso creerá que inventa algo cuando de discursos supremacistas se trata? Tan solo reedita lo que al menos en el siglo XIX todavía no era anacrónico. Hoy en día, para el que se proclama tal, ¿Qué carajo tiene de liberal esto?. Hoy no hay liberales-de-la-raza-aria, que, descartada su compatibilidad con el liberalismo, al menos eran sinceros en sus pretensiones. Estos, salvo alguna proclama con el dedo arriba todavía creen que algo los une con la tolerancia y la libertad.

Update: siguen in situ los grandes valores de la tortura. La frase del dia es
Yo no creo que la Convención de Ginebra aplique a (supuestos) terroristas y me opongo al uso de la tortura
. Aquí debe concederse, por lo menos, que la categoría de terrorista queda matizada por el "(supuestos)". El nuevo artículo traído es otro más de los tantos que siguen una estructura como esta: "yo me opongo a la tortura, pero...", muchas veces luego del "pero" continúa "no debe aplicarse en lo atinente la regulación de la convención de ginebra", lo cual, traducido, quedaría más o menos así: "yo me opongo a la tortura, pero me opongo también a que un instrumento internacional la prohíba." ¿En qué quedamos? Porque sino es como la otra gran frase, aquella tan aclaratoria, para quien el tema de discusión en el congreso es la aplicación del artículo 3 de la convención (que prohíbe la tortura) y no la viabilidad de la tortura. O esa otra en que el autor se oponía a la tortura por razones prácticas y morales, etendiéndose como limitación dentro de las primeras una ineficacia para extraer información, y entendiendo por lo segundo...de lo segundo no se dijo nada.

7 comentarios:

cristian dijo...

Marcos,
Estoy totalmente de acuerdo con vos. Creo que Luis o bien tiene serias limitaciones psicologicas para entender todo el debate que se esta dando acerca de la Convencion de Ginebra y el articulo de Sowell sobre eso, o bien esta buscando una forma sutil de justificar la tortura. Si es lo primero, entonces creo que es una persona con la cual no tiene sentido dialogar. Mejor darle la razon como a los locos y dejarlo hablar solo. Si es lo segundo, entonces me parece un personaje repudiable. Alguien que justifica la tortura a esta altura de la historua es sencillamente una basura. Peor aun es que no tenga el tupe de decirlo de frente, y que haga malabarismos para ocultarlo. Espero sinceramente que el caso de Luis sea simplemente el de la limitacion psicologica.

MagnusGodmunsson dijo...

O sea, vos sos una bestia, por esa razón vamos a torturarte y nosotros mismos transformarnos en bestias y criminales, ahora entiendo porque dicen que Bin Laden está ganando.
Somos liberales untermenschen!!!
Mientras no nos manden a Treblinka.

Destructor de Mitos dijo...

Lo paradójico es que mucha gente justifica la tortura, es decir, la propiedad estatal del cuerpo de un individuo, pero se indigna ante la propiedad estatal de los bienes de las personas.

¿Pedir coherencia es pedir mucho, no?

Dieguistico! dijo...

Pensé que después de Beccaria no quedaba más margen para seguir discutiendo estas cosas... Pero después de tres siglos de sinrazón, vamos a tener que releer nuevamente "De los delitos y las penas".

Marian Teves dijo...

Preocupante. Recuerdo cuando leía las primeras repercusiones sobre el 11-S que pensé "ahora van a tener que lidiar con el dilema moral que a su turno vivimos los argentinos con nuestro propio terrorismo".
Nosotros ya conocemos las consecuencias.

Dieguistico! dijo...

Recién ahora leo la postura de Luis sobre las torturas. Es indignante, ahora parece que hay seres humanos a los cuales aplicarles la ley y otros "subhumanos" con los cuales podemos hacer cualquier cosa... Ideas que tienen un tufillo tan inconfundiblemente.... ¡nazi!

cristian dijo...

Esta nueva entrada de Luis sobre la totura ahora me confirma que Luis no tiene serias limitaciones psicologicas, sino que sencillamente es una basura. Sabe perfectecamente bien a que se refieren las condiciones "especiales" y "secretas" de torturas y sin embargo se hace el distraido y lo presenta como si no fuese un caso de tortura. Patetico, la verdad.