viernes, agosto 29, 2008

Obama. Jé.

No me agrada Obama. Es un farsante, como todos los políticos, incluído Ron Paul. Promete bajar los impuestos -no es poco decir para un demy libby-. Nice, pero estamos en la misma que con el GOP: Bajan los impuestos, pero ¿y el gasto? Bien, gracias. Esto se parece cada vez más al capítulo de los simpsons en el cual los extraterrestres toman la forma de Bob Dole y Bill Clinton. Te pego un poco por acá, te halago por allá, nada personal. Cualquiera que gane es lo mismo, total su planeta ya esta condenado. No puede dejar de recordarse la escena traída a cuento por Ramiro, de "aborto para algunos, banderitas estadounidenses para todos".
Les dejo una fracción del discurso discurso,Obama mortal más por la omisión que por la mención:
We are the party of Roosevelt. We are the party of Kennedy. So don't tell me that Democrats won't defend this country. Don't tell me that Democrats won't keep us safe.

A mucha honra el partido de Roosevelt, quien defendió a America del totalitarismo. Y fue su vicepresidente, Truman, que "fulminó" la guerra. A Kennedy lo sucedió Lyndon B. Johnson. Estaba ganando la guerra de Vietnam, cuando vino el pajero de Nixon y la entregó.
Según puedo pasar en limpio, en política exterior/militar la discusión central entre Obama y McCain es si mantener las divisiones en Iraq o transferirlas a Afganistán, y dónde abrir el tercer frente, si en Irán o en Pakistán. oh well.

2 comentarios:

hugo dijo...

"es un farsante como TODOS los políticos"

cuando yo tenía más o menos tu edad marcos, leía "la prensa", formato sábana, que era muy la "tira bombas" como dirían ahora, la de ahora no tiene nada que ver con aquella...

un día una querida colega, apenas un poco mayor que yo, y que falleció hace muy poco, viéndome con el diario a cuestas me dijo: ¿lees la prensa? yo la dejé hugo, ¡en algo hay que creer!

una cosa es el escepticismo sobre lo "científico", por decirlo de alguna manera, pero en cuanto a la política también ¡en alguien hay que creer marcos!, el que vos quieras

desde ya es bastante poco probable encontrar a alguien que encarne el 100% de nuestras convicciones, pero seguramente habrá quien que se acerque bastante

¡ánimo!

Iván dijo...

Lo más lamentable son las 70 mil ovejas que fueron a vitorearlo...

Al final como decía Aristóteles algunos necesitan ser mandados...