jueves, septiembre 18, 2008

La respuesta es

La respuesta a la interrogante del otro día:

La frase corresponde a una directiva de Stalin dada al gobierno títere búlgaro en 1946. Tan interesante como la frase es el contexto dentro del cual se inserta.
En 1944, con las tropas soviéticas aproximándose a la frontera norte de Bulgaria, un golpe de estado derroca al gobierno fascista e se instala en el poder toda la oposición con el nombre de Frente patriotico. Los comunistas -el sector predominante, con los cargos policiales- inician entonces una purga como preparativo a la revolución socialista. Bulgaria iba a quedar bajo la zona de influencia soviética, por tanto sujeto a los mandatos de Stalin.
El partido búlgaro de los trabajadores estaba deseoso de avanzar hacia una dictadura de partido único, eliminando toda voz disidente, pero el ímpetu revolucionario debió ser sofrenado por Stalin para no llevar a una confrontación con Gran Bretaña y EEUU. Durante dos años Stalin tiró y aflojó las riendas internas (a través del Cominforn, el consejo de partidos comunistas) de los países de Europa del este, acomodándose al panorama internacional en momentos en que la guerra fría no se podía dar por hecha. Pudo calmar un tiempo a los radicalizados comunistas búlgaros, medianamente leales a Moscú; pudo contenerse de intervenir a fondo en Grecia y Turquía; pero en la escalada de la guerra fría no pudo retener a Yugoslavia, donde Tito hacía su propia política. En 1947 Stalin dio autorización a los comunistas búlgaros para proseguir con la revolución, cosa que hicieron con gusto eliminando a toda oposición.
Fuente: Vasselin Dimitrov, Communism in Bulgaria, en Origins of the cold war (editado por Leffler y Painter).

3 comentarios:

hugo dijo...

interesante acosta...

CLAUDE dijo...

Algo curioso este detalle de la Historia. Por lo menos acerté, creo, en lo tocante a la sorpresa.

MarcosKtulu dijo...

Así es claude, y también acertaste en que la frase debía tener algunas décadas. Fue una aproximación astuta, aunque no infalible. Todavía hoy se oyen resabios (allá por el caribe) con esa fraseología.