jueves, mayo 15, 2008

¿Patria no Colonia sí?

La nota de Escudé de ayer da para pensar. A partir de la teoría del realismo periférico, traza un parangón entre la relación de Melos con Atenas y la de EEUU con Argentina, de rebeldía en un principio, y de subordinación después, en las que fueron mejor conocidas como relaciones carnales.
Creo que como país pequeño, se debe estudiar cuidadosamente qué ofrece el hegemónico, qué se gana y se pierde con la aceptación -de seguro pura y simple- y qué se gana y se pierde con el rechazo. A veces resistir en pos de la vigencia plena de la soberanía sólo trae perjuicios en la forma de invasión o aislamiento, y ahí es donde se hace necesario apaciguar (appeasear) al país hegemónico, al menos un rato (como hizo Saddam Hussein a lo último, cuando ya era tarde). En situaciones más extremas, en las que de todos modos sobrevendrá inevitablemente la subyugación y destrucción, llama el deber de hacer caso a aquél refran de mejor morir de pie que vivir arrodillado. Así es como los griegos dejaron de apaciguar a los persas, y con valentía y golpes de suerte, consiguieron salvar a su patria en las guerras médicas. Lo misma fortuna tuvieron los japoneses frente a los mongoles, y si bien Escudé recuerda el legado de los poco patrióticos Jeremías y Ben Zakar, cierto es que los casi mil mártires de Massada ocupan un lugar de privilegio en el panteón de los heroes que prefirieron morir a agachar la cabeza. Sensación similar les puede evocar hoy a los japoneses una película como Letters from Iwo Jima, donde pueden ver a fanáticos inmolándose por una roca volcánica condenada a la perdición, o pueden ver la defensa de su tierra sagrada y ancestral. A lo mejor si los atenienses dieran una segunda oportunidad a los melienses o en su defecto a los sobrevivientes, éstos volverían a elegir la menos racional pero más digna y honorable de las opciones.
La pregunta clave desde un realismo periférico es si hoy -no en las Guerras médicas- vale la pena el honor y la dignidad en la defensa de la soberanía a ultranza. Como dije, no tengo una respuesta universal y creo que cada pueblo debería forjar su destino. La denostada política de las relaciones carnales implicó un sinceramiento: el de reconocer que ya no podíamos aspirar seriamente a ocupar el papel de potencia global ni regional, mal que le pese a Pino Solanas y demás nazionalistas. Como cachorros del Imperio sólo nos queda disfrutar de los beneficios (como dice Escudé, Argentina es un país pacifista) y no amargarnos tanto por los costos, en definitiva menores que en caso de haber mantenido la tesitura anterior cuyo rasgo último fue el ataque desesperado al segundo miembro de la OTAN y el acercamiento a la URSS, Irán, Iraq y Libia.

13 comentarios:

hugo dijo...

el problema de las relaciones carnales marcos fue, que a mi parecer la argentina NO "disfrutó de los beneficios", porque no hubieron beneficios.

ojo: eso no fue culpa de los estados unidos, sino de menem, guido di tella y de nuestra diplomacia.

hablas en tu post de malvinas: este debería ser uno de los temas más importantes de la agenda exterior argentina, máxime con el precio actual del petróleo y los problemas con el agua dulce.

así como en el 82 estados unidos fue crucial en el desarrollo del conflcito, hoy sigue siéndolo para su solución.

argentina apoyó a estados unidos en la primera guerra del golfo y se quedó contenta solo con ser desiganada "aliada extra-otan", con participar en el desfile de la victoria y con que se nos liberara de entrar a estados unidos con visa, lo que fue muy poco.

lo que hubiera hecho una smart diplomacy es canjear el apoyo en irak por el apoyo norteamericano a una solución negociada en malvinas.

la diplomacia es negociación, no solo subordinación, ni aún entre países de distinto peso relativo en el concierto mundial, ya que aún la potencia más grande siempre necesita del voto de los países periféricos en los foros mundiales.

en las "relaciones carnales" planteadas por menem, guido, cisneros y escude hubo solo subordinacíon sin beneficios...

MarcosKtulu dijo...

Hugo, en lo de las Malvinas no irás a creer que EEUU iba ejercer presión justo sobre Gran Bretaña, el aliado que sí envió tanques, aviones, hombres, etc. al golfo. En la guerra del golfo se prendieron muchos, hasta Siria y Afganistan, países que como sabrás no estaban muy altos en la estima del departamento de estado. ¿Pretendian así solucionar todos sus problemas con la ayuda de EEUU? No creo, apenas sí limpiar un poco la mala reputación.
Donde se equivocó Di Tella fue en la política de seducción de los isleños. No sólo porque fracasó, sino porque implicó reconocerlos como interlocutores y hacerles abrigar la esperanza de que su voluntad cuente en algo, cuando no son más que agentes británicos de bajo rango.
Los beneficios Don Hugo, son lo que los mafiosos llaman "protección". Supongo que si vemos al orden internacional como un símil a las calles de Chicago en la década del 30 nos entendemos. O sea, siendo realista, el beneficio por lo pronto es que no te rompan el boliche; un enemigo (y que enemigo!) menos. Después, hay que ver que como cola de león pudas compatibilizar tus intereses con los del bloque imperial, donde serás cachorro, pero algun hueso tirarán. Eso visto entonces.
La realidad hoy tras algunos años muestra que no conviene llevar ni una ni otra posición al extremo. Nuestros ex amigos, Irán, Iraq, Libia, la OLP ya eran entonces y hace afirmaron todavía más el status de verdaderos parias internaciones. Andar esa senda resbaladiza terminaba mal.
Tampoco ser incondicional al Imperio es algo que hoy dé prestigio después del desastre de Iraq desde 2003. Apoyar esa guerra impopular e ilegal a cambio de nada, eso sí que no es negocio.

Fernando dijo...

Gracias por el aviso Marcos.

Ser aliado extra-OTAN y lo de las visas me parecen un beneficio gigante...

Y Malvinas no sirve a los intereses ni soberanos ni nacionales, más que a los políticos de turno.

De todos modos, creer que Estados Unidos presionaría al Reino Unido con Malvinas para obtener el apoyo de Argentina (?!) es irreal.

El "realismo periférico" de Escudé (que nunca me cayó bien), parece una diplomacia de bajo vuelo. Los países -según yo, claro- deberían hacer real politiks, sin caer en la verba tercer mundista no alineada. Como Fujimori con el terrorismo.

Lo importante no es ser súbdito o colega, lo importante es saber a quién acudir...

hugo dijo...

marcos y fernando: por favor lean mi comment: digo "canjear" o sea negociar, no presionar...

en cuanto al "beneficio gigante" de ser aliado extra-otan y la eliminación de las visas, por favor fernando, explíquemelo, porque salvo evitar pagar U$S 150.- por la visa y la cola en el consulado, yo no le veo ningún otro...

malvinas está sobre un mar de petróleo, por eso el reino unido no negocia, y además está en la ruta de la mayor reserva de agua dulce del planeta. si eso no sirve a los intereses nacionales, la verdad no se que los sirve...

Fernando dijo...

Hugo:
Que un país como EEUU permita eso de las visas, es algo más que $150 y la cola en la embajada...

Aliado extra-OTAN pone al país en un privilegio que sólo 2 países en el mundo gozaban.

Si las islas son tan importantes como decís, entonces la negociación por ellas ni se compara con el apoyo que puede brindar Argentina en Iraq. Entonces la posibilidad de canje es totalmente irreal.
Además eso del agua dulce... vos también estás con eso de "vienen a robarnos el agua"?

hugo dijo...

fernando lamento decirte que seguís sin explicarme que es ese "algo más" y cuales son los beneficios del "privilegio" que solo dos países ¿cuales? en el mundo gozaban...

depende de lo que plantees en el canje: si lo que planteás es afuera el reino unido estoy de acuerdo contigo,es alago irreal

por el contrario, si lo que hubieras planteado es administremos conjuntamente los recursos petroleros y la pesca ,ya no lo es tanto. fijate vos que ante la duda sobre los títulos del reino unido, el tema petróleo no prospera, si el que cuestiona los títulos es socio, la cosa cambia...

por favor ajustémonos a la palabras que decimos, porque sino esto se hace muy tedioso. yo no digo que "vienen a robarnos el agua", simplemente destaco que las malvinas "están en la ruta de la mayor reserva de agua dulce del planeta" ¿vos por ventura crees que países del hemisferio norte integrantes del tratado antártico como bélgica, francia, japón, noruega, uk, rusia y usa reclaman una proción solo para hacer estudios metereológicos?

Fernando dijo...

Hugo: ajustando palabras. Que un país como Estados Unidos te permita entrar al país sin visa te da prestigio internacional. Al igual que ser aliado extra-OTAN.
Esta "fama" te da "puntos" en las organizaciones supranacionales, negociado de tratados, etc. Eventualmente, estos puntos se terminan utilizando en otras áreas, como en el tratado de temas en agendas internacionales.
Como ves, no son sólo el título "amigo de OTAN" o no hacer la cola en la embajada. Son cosas que pueden no llegar directamente a la gente, pero que en el plano de las relaciones internacionales vale, y mucho. Son otra forma de integrarse al mundo.

Considerar estas dos cosas, entre otras, como que no valen nada más que los 130$ y el tiempo del trámite es exactamente lo que hace este gobierno...

Yo no sé por qué quieren los países tener un pedacito de ese área al sur del mundo. Tendrán sus razones, entre las cuales deben estar la minería para cuando se permita; y otros posicionamientos logísticos...
Lo que yo te pregunto es, ¿vos realmente creés que se sitúan ahí por el agua?

hugo dijo...

brasil está bajo el régimen de visas como nosotros fernando.

cuando usa se lo impuso, brasil en reciprocidad le aplicó visa a los norteamericanos. cuando estados unidos comenzó con el tema de la foto y las huellas digitales, brasil comenzó a tomarles fotos y hellas digitales SOLO a los norteamericanos.

nada de eso le ha "quitado puntos" a brasil, por el contrario: tiene prestigio internacional,integra el bric, pretende un lugar en el consejo de seguridad y cuenta con apoyos para ello, la capacidad de negociar buenos tratados de itamaraty es legendaria, es el principal aliado de los estados unidos en sudamérica, recibe cuantiosas inversiones fundamentalemente de multinacionales norteamericanas, una calificadora de riesgo norteamericana le acaba de otorgar grado de inversión y coloca deuda en el mercado norteamericano al 5% anual.

creo, como vos, que mantienen reclamos por la minería y la logitica Y además, por el agua dulce...

Fernando dijo...

Nadie dice que Argentina sea super potencia porque EEUU no le pida visas. Ni que Brasil quede en el ostracismo por aplicarlas.

Son cosas que van sumando...

Saludos.

(Perdoná que te use el blog Marcos jeje)

MarcosKtulu dijo...

Tal vez Brasil no sea la mejor comparación con Argentina, porque otro es su poder. No se si tanto por la diplomacia, -que igual desde la segunda guerra ayudó- sino por su peso relativo en el concierto de las naciones, por las razones que adujo Hugo, y se entiende que puede negociar en otros términos. Brasil es el gigante dormido que va despertando de a poco.
Siempre me generó dudas la reciprocidad de las visas. Creo que perjudica más a Brasil que a EEUU, pero como se dice, uno es imperio y el otro lo ha sido siempre y aspira ahora a revalidarlo, y es natural que se saquen chispas.

Iván dijo...

Pensar que le pasábamos el trapo a toda latinoamérica junta, y ahora estamos viendo si podemos llegar a ser chile o peru.

CLAUDE dijo...

Calculo que Escudé sabe mucho, aunque parece estar medio loco. Todo esto me resulta muy imaginario. Lo que nosotros necesitamos es paz y desarrollo económico (ejército moderno incluido). ¿Qué enemigo podemos ganarnos con eso? No digo que otros países no tengan problemas y peligros concretos en cuanto a su integridad como tales.

CLAUDE dijo...

Otra cosa, Agua es lo que sobra:

Es cierto que en muchas partes de nuestro planeta el agua potable es un recurso escaso y limitante. Hay enormes desiertos y en muchos países se debe transportar el agua a grandes distancias o incluso obtenerla mediante costosos procesos de desalinización. Pero también en el otro extremo hay países y poblaciones que disponen de agua dulce abundante y excedente, sin ninguna posibilidad de utilizarla en su totalidad y que dejan que fluya hacia el mar.
El Río de la Plata es uno de estos casos. Alrededor de 35.000 metros cúbicos de agua se vuelcan por segundo en forma continua al océano Atlántico. Es el agua que tomamos en Buenos Aires y en todas la ciudades cercanas a los ríos de su cuenca. Con un tratamiento muy simple y económico de decantación de sólidos en suspensión y una ligera cloración, el agua extraída del río se convierte en límpida y apta para ser bebida.
Si alguien quisiera llevarse agua, no tendría ninguna necesidad de llegar a los esteros del Iberá y menos aún bombearla desde el acuífero Guaraní con el costo de energía que ello implica. Sería suficiente abrir las esclusas de un buque tanque estacionado en el Río de la Plata. La clarificación del líquido podría hacerse en el mismo barco o en el destino elegido.
Si la Argentina pudiera por ello cobrar algún derecho, por mínimo que sea, tendría la oportunidad de una exportación enormemente atractiva e inagotable. El agua que vuelca al mar el Río de la Plata alcanzaría para el consumo de tres veces la población mundial a un promedio de 200 litros por habitante y por día. Un cálculo similar resultaría del Amazonas, el Mississippi u otros ríos importantes. Pero no tiene sentido aún ilusionarse con esa posible exportación. Salvo pocas situaciones en el mundo, todavía los fletes marítimos y los costos alternativos no hacen lugar al transporte de agua a larga distancia.