miércoles, julio 11, 2007

El regreso de los chupis vivientes

No posteo sobre chupis desde enero. Un lector me preguntó por qué no retomaba (básicamente, porque no tomaba). Después del largo receso, aquí vamos de vuelta, con algunas botellas que no postié en todo este tiempo.



Mi última adquisición, por fortuna aún gozando de contenido. El ron añejo reserva de Havana club es admirable por su calidad y sutileza. No tiene los 7 años de barrica de su hermano mayor, pero de todas formas la alta gama se degusta en la calidad y suavidad. Evoca notas de manzana reminiscentes de una melaza fresca y a la vez sutil. ¡Viva la revolución!
10/10




Si la botella no estuviera vacía (esto de no hacer los reviews de chupi a tiempo...) se vería el intenso color amarillo transparente del Strega. Es un licor de hierbas entre las cuales resalta notoriamente el azafrán, bien colorido y aromático, sumamente apto para tomar sólo o con café (en el vapor del café arroja un aroma muy agradable). El tras-gusto es deja grato recuerdo. Ha de advertirse que es ciertamente dulce y fuerte (40º).
9/10




Se lo regalé a mi viejo hace un tiempo, y ahí esta la botella hoy, vacía. El amaretto (licor de almendras) es algo tan rico... Lo que se le puede criticar a este de Luxardo es que más allá de la elegante presentación, el nivel de azúcar lo hace un tanto empalagoso. Sea por eso quizás que el Amaretto lo he podido combinar bien casi con cualquier cosa. Es grandioso con cafe.
8/10.



Este es un Maraska que compré hace rato. Se trata de un cherry brandy originario de Zadar, en Croacia. ¿Qué es un cherry brandy? Todavía no lo sé (la etiqueta está en croata), pero intuyo que es alguna solución de aguardiente de cerezas (hasta ahí sería un Kirsch) con licor de cerezas marrasquino. Es bien espeso y dulce, muy bueno para tomar cada tanto o combinado con otra bebida (como jugo de naranja o pomelo).
8/10.

3 comentarios:

Pablo dijo...

Strega con un grano de cafe ....

mmmmmmmmmmm

hugo perini dijo...

marcos a propósito del stregga, me llevaste de vuelta a mi infancia, la de mi abuela tana y de mis tíos abuelos tanos, para los que la "bruja" era algo infaltable en las sobremesas festiva. gracias!!!!

Marta Salazar dijo...

qué ricos!