sábado, agosto 12, 2006

Cese al fuego

La verdad me ilusiona el posible cese al fuego en medio oriente. No hay que tomarlo como un sinónimo de paz, pero le puede dar tiempo a Hezzbolah para "repensar" la cosas, y a los civiles libaneses para "reacomodarse", quizás escapar. Aunque probablemente las partes sólo recarguen cohetes y bombas, la pausa permitirá evaluar si pueden seguirse otras vías.
La invasión por tierra en tratativas, puede tener algunas ventajas. Si es rápida y contundente, pese a ya haber perdido la sorpresa, podría terminar con el peligro para las poblaciones al norte de Israel. Si además es respaldada por buena inteligencia y se reduce el uso de artilleria y aviación (y demás armás "a distancia"), la invasión podría minimizar ostensiblemente las bajas civiles libanesas, claro que aumentando las de militares israelíes. No es el único riesgo. Además, siempre siguiendo las recomendaciones de Simón Pérez, podría afectarse la relación con otros estados árabes. Y otro motivo, esta vez no reconocido por funcionario alguno, es que los israelíes preferirían no quedar desguarecidos en otros posibles frentes, como el de Gaza. Israel tiene 5 divisiones fijas de tierra, 3 de ellas dedicadas la defensa del norte y noreste. También tiene brigadas, batallones y unidades independientes bien consolidadas. La idea de llamar reservistas debe ser para que cubran sus posiciones mientras aquellos van al frente.
Obviamente Luis está en contra de cualquier cese al fuego, porque, digámoslo, a él no le caen bombas. En sus palabras, la única solución está en la desaparición de Hezzbolah. No se ustedes, pero a mi me suena mucho a los argumentos extremos como los que creen la única solución en que desaparezca el estado de Israel. Que peligroso es cuando alguien se arroga "la única solución" (símil a "La solución final). Si las partes no se dejan seducir por esa beligerancia maniqueista, la paz es posible.

5 comentarios:

Carlitos dijo...

La "paz" no es posible.
Pude haber interrupciones, pero "la paz" aquí es una abstracción.
Imagina tan sólo los que son niños hoy, lo que están mamando, y me entenderás.
No se puede firmar la paz si ni siquieran "aceptan" el derecho de existir de Israel.
Saludos!!

MagnusGodmunsson dijo...

Todo esto no es más que una lucha por ver quien tiene el poder,podrán
descansar un rato,como siempre hacen pero luego retoman.Hezbollah y los fanáticos hasta exterminar al último israelí;el Estado de Israel hasta imponer su punto de vista a la región, no les importa cuánta sangre deban derramar.

MarcosKtulu dijo...

No creo que sea tan así Magnus; esa sería la visión caricaturesca de los fanáticos. Sean fanáticos o moderados, saben que no lograrán ese objetivo, no con katyushas al menos, así que los objetivos reales deben ser otros. Por eso el error de pensar que la existencia de Israel está en riesgo y responder a la amenaza (ficticia) como tal. Los de Hezzbolah se mandaron una gran cagada con esto, tarde o temprano se van a tener que dar cuenta, por eso no me extrañaría que se inclinen hacia metas mas realizables (ej conseguir el regreso de algunas prisioneros o algunos kilómetros de vuelta a El libano).

MagnusGodmunsson dijo...

Conservo algunos resabios de pensamiento maniqueo.Lo cierto es que con el tiempo estos conflictos decaen,como cuando cercaron a Arafat,fueron por su cabeza y terminaron firmando compromisos y ese tipo decosas.
Hay que enfocar estos conflictos de una manera desapasionada y analizando las alternativas que tomará cada interviniente.Por cierto,crees que la mera existencia de Hezbollah,como dice Luis,es una continua amenaza a Israel y por eso deban ser borrados del mapa?
Una última cosa que no entendí,los territorios palestinos no jugaron ningún papel en el conflicto?Te pregunto porque con tanta discusión me olvidê de ellos.

MarcosKtulu dijo...

A ver, que Hezzbolah amenaza a Israel no hay duda, le tira cohetes todos los días. Le acaba de tirar 250. Pero humildemente no creo que amenace la existencia como tanto se dice y como políticos y paranóicos como Luis nos quieren hacer creer. O sea lo que amenaza a Israel no es la existencia de Hezbolah, sino los cohetes que le caen. Cohetes que, por cierto, no pueden tomarse aisladamente, sacados del contexto, porque independientemente de quién tiró la primera piedra, como en el chiste de Liniers todo parece enmarcarse en una respuesta de una respuesta de otra respuesta...
Palestina sigue, tirando (en doble sentido). En Cisjordania hay más tranquilidad, pero Gaza sigue siendo un mess. Igual los isrealies tienen dedicada ahí una división fija, no creo que tengan dramas.