jueves, agosto 03, 2006

El censurador compulsivo

El siguiente post no es con ánimo de conventillo, sino para dar a conocer hechos que han resultado en menoscabo de nuestra fraternidad bloggera, en este caso con El opinador compulsivo, alias artículos interesantes, Luis, Luisito, o Lucho. Notarán que desde el 30 de julio en su totalidad y con antecedente en los días previos, no aparecen más comentarios míos en El opinador compulsivo. ¿Me enculé y no quise postear más? Todo lo contrario; desde hace días Luis me censura sistemáticamente, obstaculizando la publicación de mis posts por el mero nombre. No dio razones por tan infausto accionar, y sólo se limitó a explicar por qué censuraba a otra persona. Lamento que él haya caído tan bajo como para tomar una determinación así cuando:
-Nunca había tenido muchos problemas en publicar mis comentarios allí (si no soy el que más comentó, estoy cerca).
-Nunca los tuvo él acá, y tampoco pudo haberlos tenido porque desde hace 1 mes no postea.
-Varios de mis últimos posts, censurados, no tratan sobre un tema que a mi entender le resulte particularmente sensible (ej. medio oriente), ni podría creerse que son provocativos o irónicos (como si dijera, v.g "la culpa la tiene el neoliberalismo").
-La diferencia ideológica se ha acentuado en algunos temas, pero sigue siendo mínima o inexistente en otros. Aunque yo le diga que por momentos porta rasgos neoliberales o neoconservadores, y él indirecta (y quizás irónicamente) replique "no soy liberal", no puedo más que coincidir cuando asevera (en el post ya vinculado) sobre "la ineficiencia intrínseca del estado en general y del estado argentino en particular en todas las actividades, y muy especialmente cuando actúa como empresario". También resulta triste que por algún diferendo, no podamos juntos mirar esperanzados la posible transición en Cuba.
Algunos dirán: "Pero en definitiva cada uno hace lo que le parece con su blog". ¡Y es cierto!. Los blogs seleccionan información para sus lectores a puro criterio del editor. Y así como cada uno hace con su blog lo que se le canta, a Luis, afortunadamente, se le cantó publicarme cientos de mensajes a lo largo de meses. Casi abruptamente y sin mediar explicación, se le cantó no publicar ninguno más. Los blogs muchas veces expresan el humor de sus autores, como está expresando el mío ahora, a partir de que no me cayó nada bien lo que estoy dando a conocer. Pero así como el humor va mutando, la espontaneidad que lo expresa no implica un cambio rotundo ni repentino en las costumbres y expectativas, traducidas a manera de reglas, con las que bloggers (y en definitiva personas) conviven. Por ejemplo, el blog en cuestión aconseja no insultar o usar palabras insultantes. Interiorizado dicho consejo, funciona como regla, no impuesta coactivamente, aunque cuente con su respaldo.
No impugno el cambio de humor, porque es natural en toda persona, ni las reglas, necesarias o no, que el editor es soberano para adoptar, y siguiendo algun patrón de previsibilidad, de cambiar. Lo que sí me parece disfuncional para un blog, con mella para la tolerancia e independencia de criterio, es el cambio súbito y veleidoso de las reglas de juego, y la deficiente difusión de información al respecto. Es un problema estudiado por la psicología (no necesariamente psicobolche), la sociología, la economía, el derecho, la ciencia política, la comunicación, etc. ¿Por qué, dadas las circunstancias, no habría de afectar a la miniesfera blogger?. La arbitrariedad y el capricho es algo que le criticamos (al menos los que comparten algunas ideas de este blog) a los gobernantes. Ya Foucault ha sostenido que el poder circula a través de toda la sociedad, de suerte tal que no podemos circunscribir la crítica a la sola esfera gubernamental. Así como esperamos racionalidad y previsibilidad en los actos de gobierno, también podemos extenderlo a los actos de poder en general. Después de todo, el hecho de publicar o dejar de publicar una opinión a piaccere tiene semejanzas con un acto administrativo. Pero en el caso que tratamos ni si quiera goza del control ni de los recursos para contrarrestar la arbitrariedad mentada. Dependemos exclusivamente de la buena voluntad del editor. No huelga puntualizarlo, ni redunda testimoniar cuando esa voluntad por sus actos no deja verse como buena. Pido, por lo tanto, a Luis que ceje en su tesitura, empezando por dar una explicación, y, con un mínimo de comprensión, evalúe los demás considerandos aquí vertidos.

16 comentarios:

BlogBis dijo...

Yo en mi caso tengo mis propios comentadores baneados.
La decisión la tomé en base a una cuestión de actitud, no sólo ideológica.
Creo que cada uno es dueño de hacer en su blog lo que le plazca, al fin y al cabo esto es una bitácora personal y no un foro de discusión. Siempre queda el recurso para el comentador frustrado de debatir desde otro blog, cosa que como bien señala Barcepundit, es la mejor manera de debatir en la blogosfera.

Dieguistico! dijo...

Marcos, yo también he advertido cierta "censura" en algunos blogs, no solamente en el de Luis... debo admitir que yo también a veces me tiento de borrar a algún psicobolche recalcitrante que aparece por mi extraño mundo, pero por ahora nunca censuré a nadie... El tema es que Luis tiene todo el derecho de hacer lo que hace, y está bien que así sea, porque nosotros disponemos de nuestro propio medio para criticar sus decisiones en igualdad de condiciones. Grave sería que no nos dejaran expresarnos en nuestros propios blogs, cuestión que gracias a Blogger y al tan criticado capitalismo que lo hizo posible, por ahora parece una posibilidad lejana...
De todas formas, podríamos tomar alguna represalia contra Luis. Si querés te preparo una carta de documento. O mejor nos vamos a Canadá a hacerle un piquete, y de paso aprovechamos para comprar algunas cositas en el free shop...

Javier Bazán dijo...

Yo no he tenido esos problemas. Espero que las cosas entre tú y Luis mejoren.
saludos

cristian dijo...

marcos,
te entiendo perfectamente. yo soy el cristian que luis menciona en su post, y la verdad que no entiendo bien por que lo hace. al principio creia que era porque yo era de izquierda, pero ahora resulta que te censura a vos tambien. se ve que hay gente que prefiere monologar, o solamente dialogar con los que le dan automaticamente la razon. no vaya a ser que aprenda algo y se de cuenta de que se esta equivocando...

Nicolás dijo...

Creo que es una calentura del momento,habrá que esperar a que pase este conflicto para que las relaciones entre liberales se reestablezcan.
Puedo hablarte de otra cosa?Leíste el libro de Spencer El individuo contra el Estado? A mi me pareció estupendo,incluso muchos de sus planteos parecen escritos por Rothbard o Rockwell.¿Quê te pareció?

Carlitos dijo...

¿qué es una "calentura del momento"?

Nicolás dijo...

Bueno,me refería a que Luis está enojado,pero cuando el conflicto israeli-libanes se calme,todo volverá a la normalidad,Luis admitirá posts de Marcos,incluso de usted,y hablaremos de otra cosa.

MarcosKtulu dijo...

Espero que el conflicto de El Libano termine antes de que Luis recapacite. No se cuanto va a durar lo segundo, y pero lo primero espero que dure poco.

No dudo de que cada uno puede hacer con su blog lo que mejor le parece. Sucede, que no todo hecho obrado según el más libre parecer sale a la luz y por eso divulgué esto.
Igualmente, Diego, tenemos que ver como procede el reclamo por mi derecho humano a postear en otro blog. A ver a qué jurisdicción se puede acudir para mediar en el conflicto...¿Comisión interamericana de derechos humanos tal vez? O por ahí, siendo un conflicto de Argentina con Canada accedemos directamente a la Corte interamericana.
Cristian: izquierda, derecha, no importa, lo que ahora nos une es que somos parias en el rancho de Luis. Quizás algun día recuperemos la voz, pero por ahora sabemos que nuestros comentarios no son bienvenidos.
Nicolás: No leí el libro que recomendás. Lo voy a tener en cuenta.

Anónimo dijo...

marcos, hace falta una asociación de Bloggers que intermedie en estos conflictos. La intermediación privada, en una juridicción sin estado :D sería la solución.

Lastima que los bloggers jamas se ponen de acuerdo. Pocos o casi ninguno propone una asociación de blogs que medie y resuelva conflictos.

Se estan haciendo pelota entre blogs que todos juntos no mueven mas de 1000 visitas por día.

ariel

Marta Salazar dijo...

lo siento mucho, pienso que los blogs sí "un foro de discusión".

Hace poco un amigo que está inciándose en la blogósfera, borró dos comentarios en su blog, le expliqué por qué no había estado bien y me encontró razón, dice que no lo hará más, je je

Yo borro sólo (no siempre) los anónimos, los que no dicen nada y
los insultantes, los que amenazan con las penas del infierno, los escritos por personas que no existen (ver caso de Matías Muscio, hijo del abogado de Buenos Aires), también los que tienen enlaces a publicidad de casinos (que no haya autorizado yo, porque ahora tengo publicidad a backgammon on line, se los recomiendo!), los que publicitan viagra y un gran etc.

Pero los demás, todos los dejo, porque como dijo alguien en mi blog (fuiste tú fab, creo) nadie ha comprado la verdad, ni menos la Verdad, o no?

Ayudándote a sentir querido Marcos.

A mí, me han hecho la ley del hielo una serie de blogs espanoles por cuyos sentía real admiración (después de que critiqué las caricaturas de Studi catolicci), eso es peor aún a que te borren.

Un abrazo y adelante!

Marta Salazar dijo...

He estado pensando... sí, a veces pienso (luego existo): si los liberales se comportan así... qué queda para los totalitarios!?

Y aquí no estamos frente a la protección de la juventud o algo por el estilo.

Hay una razón más para que yo no acepte comentarios en mi blog: que pongan un enlace a algún blog que ataca la dignidad humana, por ejm., de algún grupo.

Pero la actitud de la censura no me parece correcta.

Me recuerda una frase de un hombre público de mi país al que los liberales en el poder no lo dejaban fundar una universidad el s. XIX.

Él hablaba de "los liberales que se asustan por unas migajas de libertad".

Un liberal que censura no es un liberal.

MarcosKtulu dijo...

Ya vimos como se escapa a la trampa del "Practice what you preach" Restringiendo la prédica, de modo de no quedar obligado. Una forma es negarse a ser llamado con cierta denominación (ej liberal) desentendiéndose de la ética que implica serlo. Otra es abusar del regimen de excepciones (como decir, "se publican todos los posts, menos el spam, y menos a los que no opinen como yo".)

Jorge Gajardo Rojas dijo...

Yo le temo más a la autocensura que proviene de tener miedo de lo que se piensa.Por el temor que lo echen de una empresa por ej.Otra cosa es en el ambito politico,en muchos paises hay miedo a decir lo que pasa por el peso del poder oficial

Larry dijo...

Marta, cada bitácora es lo que su dueño quiere que sea. Cada bitácora es propiedad privada y, al igual que en mi casa yo tengo el derecho a decidir que se dice y que no se dice, en mi (o en la de Luis, o en la de Marcos) bitácora se publica lo que su dueño considera que debe publicarse. Me parece que es incorrecto decir que quien censura no es liberal. ¿O acaso, Marta, no censurarías tú a alguien que pretenda entrar a tu casa a proferir obscenidades o simplemente a decir algo que a tí no te guste?

Mientras haya una clara delimitación de los derechos de propiedad, nadie está violando la libertad de nadie, por el hecho de censurar un comentario. Después de todo, hasta donde sé Luis no le está pidiendo al gobierno que silencie a Marcos. Marcos tiene toda la libertad de criticar la decisión de Luis, en su propio espacio, tal como lo está haciendo. En mi opinión Luis y Marcos están ejerciendo plenamente su derecho de propiedad, ¿Qué más liberal que eso?

MarcosKtulu dijo...

No se si podríamos hablar tan a la ligera de un blog como un derecho de propiedad, cuando no tiene, al menos para nosotros, contenido patrimonial. Además carece de absolutez. Si yo posteo un par de fotos porno, blogger me suspende la cuenta (son las reglas).
No se entendió bien todavía. No ataco el derecho de Luis a censurar. Lo tiene, como lo tengo yo. Ataco el uso que hace del mismo, que me parece cobarde y pertinaz. Ataco, frente a todo, su actitud.

Larry dijo...

Marcos, es propiedad privada dentro de los límites que establece Blogger, quien es el dueño del ancho de banda que sus usuarios consumen. Si se quiere más control y menos limitaciones se contrata un provvedor de hospedaje y se publica lo que se quiere, prácticamente sin limitaciones (el resto de las limitaciones las imponen los gobiernos).

Mi problema no es con tu crítica hacia Luis. Creo que estamos de acuerdo en que cada quien es libre de publicar o no dentro de su bitácora lo que cada quien crea conveniente. Mi problema fue con la afirmación de Marta respecto a no ser liberal por censurar.