viernes, agosto 24, 2007

El choreo

De noche, un conocido estaba regresando a su casa en Joce C Paz, cuando 3 pibes chorros armados y drogados lo asaltaron. Le sacaron 300 pesos y 200 dolares. La sacó cara, no barata, pero le podría haber salido más cara.
Lo que sí esta caro, -de ahí cada uno deduzca si se trata de un robo o no-, son los libros jurídicos. Como históricamente lo fueron, no hay mucha sorpresa en los precios, pero sigue siendo el dato incómodo al comienzo de cada cuatrimestre. En derecho de familia me dejaron optar por el que tuviera o quisiera. Los más recomendados son el de Belluscio y el de Zannoni, una rápida pequisa arroja:

Título: Manual de derecho de familia. 2 tomos

Autor: Belluscio, Augusto C.

Edición: 8ª
Tapa: Rústica
Editorial: Astrea
Páginas: 1184
Formato: 14 x 20 cm
Año: 2006
ISBN: 950-508-579-6
Precio: $ 270.00

Ah bueno, veamos el otro
Título: Manual de derecho de familia

Autor: Bossert, Gustavo A.
Autor: Zannoni, Eduardo A.

Edición: 6ª
Tapa: Rústica
Editorial: Astrea
Páginas: 712
Formato: 14 x 20 cm
Año: 2007
ISBN: 950-508-243-6
Precio: $ 160.00

Un poco más barato, pero con menos páginas.
No se que les ocurre a las editoriales, es como si estuvieran pidiendo a ruegos que les fotocopien los libros. Cuando lo compré en 2001, este libro me salió 55 pesos; ahora está $174. ¿La devaluación más exitosa de la historia o algo así la había denominado algún ministro de economía? Se multiplicó todo x3 y varias cosas incluso x4, entre ellas el pan y el café.
Por suerte en los libreros no todo es agiotaje. Parece que como se avivaron que evidentemente esto así no va, tanto las multinacionales La Ley como LexisNexis sacan alguna que otra colección estudiantil más accesible. Terminé comprando el Manual de derecho de familia de Fleitas Ortiz de Rozas y Roveda (no son 4 personas; son 2). Con 500 páginas sale ... ¡45 pesos!. Por lo que leí hasta ahora, el contenido viene muy bien. Eso sí: el papel es finito finito -como el que usa La Ley-, y la encuadernación no sé cuanto tiempo mantendrá las hojas en su lugar. Aunque la calidad no sea la misma y la promoción quizás no sea más que parte de alguna estrategia comercial que bien puede incluir la utilización de dumping, y aunque la calidad no sea la misma, pude comprar un libro jurídico a los precios en pesos de la época del 1 a 1. La Ley no se queda atrás: conseguí una selección de comentarios de jurisprudencia de familia a $25.
Desconozco la interna de las editoriales, pero no creo que el x3 no les convenga del todo a ninguna si casi nadie compra sus libros. Oferta y demanda. Aunque sea por goteo algo cae.

3 comentarios:

Alejandro dijo...

Lo interesante es que los estándares de calidad para libros jurídicos son bastante bajos... (léase: si los escribe un titular de cátedra se imprimen, porque hay que aprovechar el mercado cautivo).

hugo dijo...

lo que dice usted alejandro lamentablemente no es nuevo. hace más de treinta años, cuando yo estudiaba en la f de cs economicas de la uba, se dio el caso de que primero se escribió el libro y despues se creó la cátedra, cuyo programa era el índice del libro, y por supuesto ni uno ni otra fueron hitos en el progreso del conocimiento de las ciencias económicas!!!

en cuanto a fotocopiar INTEGRAMENTE libros porque son caros marcos, es una violación del derecho de propiedad, intelectual en este caso, tan censurable como ocupar inmuebles porque los precios de los alquileres no están al alcance del ocupante. como vos lo has hecho marcos, la "solución factibe óptima" que combina ventajas económicas y respeto a la ley es optar por el libro más barato.-

MarcosKtulu dijo...

Comparto que es una violación y por ende no está bien hacerlo. Esa ley tiene un ámbito histórico de aplicación: perseguía a los que montaban imprentas clandestinas en la época de los tipos mecánicos. Más modernamente no vi a nadie que fuera preso por hacer fotocopias.
Por la naturaleza del bien afectado en cada caso, tengo dudas que valga la analogía con la ocupación de inmiebles. El ocupa hace inutilizable el inmueble para su dueño. En la fotocopia solo se afecta la ganancia de la editorial.