miércoles, agosto 29, 2007

Las peripecias de Lucho en el medicare

Después de su accidente Lucho está en rehabilitación. Concurrió a un turno en en Montreal, esperó 5 horas, no lo atendieron, y volvió al dia siguiente para esperar con su turno 5 horas más en la guardia. Está muy caliente. Yo le digo que no se haga mala sangre, porque si lo somatiza, por ahí tiene que volver. Pero como latino él es así, temperamental.
La experiencia de Lucho contrasta con la de Mario Bunge, quien quizás por ser Mario Bunge lo atiendan mejor. En una de sus 100 ideas, la nº 86, Mario habla maravillas del medicare canadiense, sufragado por deducciones al trabajo y caracterizado por un costo adminsitrativo que asciende a tan sólo el 1% del presupuesto de salud pública, en tanto "el costo de la burocracia del sistema privado norteamericano, manejado por compañías de seguro, es por lo menos diez veces mayor, por involucrar demasiado papeleo y alguna que otra corrupción" (p. 217). Dice visitar a un médico a quien escogió libremente, tan prestigioso que no toma nuevos pacientes salvo que uno anterior emigre o muera. De ser necesario le prescribe todos los análisis que hagan falta y lo deriva en un especialista. Sencillamente Mario va por los consultorios mostrando su tarjeta sin pagar nada ni hablar de plata.
Afirma que el sistema canadiense de salud pública canadiense beneficia a todo el mundo (pacientes, médicos, contribuyentes), y se pregunta por qué no se lo adopta universalmente. "En parte porque no se lo conoce." En fin, Bunge tiene como 88 años y vive allá hace rato, así que a él por lo menos le funciona. ¡Ánimo Lucho!

5 comentarios:

CLAUDE CONTIN dijo...

Tenés un Label sobre "El Opinador", qué loco. Yo evité leer los relatos de sus estadías en el hospital porque tenían que ver con pinchazos y moretones y no lo pude digerir.

Capitan Cavernicola dijo...

Yo vivo en Ontario y puedo animarme a afirmar que lo unico de lo que te tenes que preocupar acá es precisamente... de no enfermarte. Si llega a ser el caso, armate de Muuuuuuuucha paciencia.

A lo mejor Bunge a los 88 no tiene mucho que hacer y no le jode pasarse 6 horas para que te peguen una ceja que te cortaste jugando al futbol. A mi me jodió bastante irme con mi hijo aun enfermo después de esperar 8 horas y que nos atendiera una enfermera y nos dijera que habia que esperar "un ratito".

MarcosKtulu dijo...

Cláude, cuando quiere El opinador tiene tino para ahorrarnos detalles de ese tipo. Pasa que a veces en esta tensa vivencia hospitalaria precisa ser gráfico.
Capitán, con esa experiencia a cuestas nadie te va a convencer de que el sistema funciona bien. Lo de Bunge tomalo, si querés, como un testimonio de cómo está pensado, pero sin que implique un buen funcionamiento para todos los casos. Un sistema saturado como ese requiere otras respuestas que por el momento los políticos no proporcionan. Mientras nos quedamos recogiendo testimonios.

hugo dijo...

los sitemas de sdalud tanto públicos como privados marcos van en vías de colapsar, cada vez hay más quejas en todos lados, y juicios millonarios contra ellos en usa por ejemplo, no se el porque, imgino que tal vez, lo que sería una ironía, por la mayor esperanza de vida, que impide la "renovación actuarial"

aqui entre nosotros por ejemplo, he leído ya varias quejas en las cartas de lectores sobre demoras en ser atendidos en prepagas

Marta Salazar dijo...

oh oh oh!

pobre Luis!

lo que es ser inmigrante...