viernes, febrero 22, 2008

El humor de los dictadores

Que algunos dictadores con toda su brutalidad conserven ciertas dosis de humor muy a menudo mezclado con cinismo, no es noverdad. Como recordatorio baste mencionar al histriónico Chávez o a su versión pretérita, africana y genocida, Idi Amín, cuya fiel representación muchos conocimos en la película El último rey de Escocia.
Entiéndase que si bien nada de gracioso tienen los crímenes de los dictadores, sabido es que al abrir la boca pueden atemperar con palabras sus más desviadas intenciones.
La negación no dice mucho, pero en cambio, ¡qué ricos en contenido son las evasivas, los actos fallidos, los chascarrillos, las ironías, o los llanos sinceramientos!, como se dijo, en boca de dictadores, rara vez exentos de cinismo.
Cuenta Braithwaite, ex-embajador británico en Moscu y autor de Moscow 1941, una anédcota sobre el más pérfido georgiano, entonces dictador. Uno de los generales soviéticos más hábiles, Konstanty Rokossovski, había sido denunciado durante las purgas de los años 30; se lo retenía bajo tortura para que confesase, cuando en 1940 fue liberado como parte de una amnistía general a los oficiales. Llevado Rokossovski ante Stalin, siguió este diálogo:
"Bien. Rokossovski, parezco no haberlo visto por mucho tiempo. ¿Adónde fue?"
"Fui arrestado, Camarada Stalin. Me hallaba en prisión."
"¡Un buen momento eligió usted para ir a prisión!.

Stalin rió y siguió con sus quehaceres.
El dictador Castro, hasta hace dias sólo de licencia, acaba de renunciar en favor de su hermano. Es legítimo dudar que opere una transferencia real de poder hasta tanto Castro no pierda la capacidad de impartir instrucciones. En los últimos tiempos Castro ha venido delegando funciones, pero mientras tenga conciencia y pueda expresar su parecer, en él y sólo en él recaerá la mayor decisión, a saber, si abrir o no el sistema.
Dado el antecedente de casi medio siglo de gobierno dictatorial, sería ilusorio suponer que algún cambio profundo puede advenir sin la desaparación física o psíquica de Castro. Siendo la figura exclusiva y excluyente del sistema por él creado, no se concibe que en condición lúcida pierda el poder que creó para sí en esta dictadura personalista. Su poder es, para decirlo de otra forma, irrenunciable.
En el Clarin de ayer Raúl Alfonsín cuenta sus encuentros con Castro. De uno el ex-presidente argentino extrae una infidencia reveladora del también parco humor del dictador, mediante el cual dejaba entender la intención de perpetuidad.
Alfonsín, enomorado eterno del cooperativismo, comentaba cuán atraído se sentía por el "sistema acumulativo más compatible con el avance social", a lo que Castro, a manera de excusa, respondió que "tal república cooperativa era imposible con Reagan allí enfrente queriendo destruir la isla". Alfonsín habrá notado que tocó un nervio sensible y lo de su ídolo era una escapatoria, de modo que, mantiendo el clima de broma, le propuso:
"Mirá, con vos no se puede discutir. Mejor te invito a pescar en la laguna de Chascomús, cuando termines tu mandato"
Lo mejor fue la respuesta del dictador, serio:
"Y para qué vas a esperar tanto"
Del mismo escrito no puede soslayarse la confesión de Castro en torno al apoyo material a las actividades terroristas en latinoamérica. Alfonsín le solicita a Gorbachov que serene a la guerrilla en Chile, a lo que responde que no tiene nada que ver. Mejor suerte tuvo nuestro presidente con Castro, quien intermedió en el asunto: "Fíjate que se trata de amigos que incluso se han entrenado aquí para terminar con la dictadura chilena, pero te voy a enviar a Volodia Teitelboim (recientemente fallecido) que está en Europa Central".

Por todo lo dicho, no creo que Castro alguna vez pruebe las excelsas medialunas del Atalaya.

3 comentarios:

OzZy dijo...

"Y para qué vas a esperar tanto"

jajajajaja

posta me hizo reir ese comentario xD

CLAUDE dijo...

Ídem comentario anterior, me causó mucha gracia.
P.S.: Leí tu crítica a Mefistófeles. Ahora Moqtada acaba de anunciar que prolongará otros seis meses la “tregua” (no sé si será eso o estará medio acorralado), así que es de esperar que Mefistófeles no vuelva a dudar o variar por un tiempo. En fin, esperemos que todo resulte según los pronósticos más optimistas.

MarcosKtulu dijo...

Claude, el resultado se puede definir por quien esta dispuesto a esperar mas. En Nam a los vietnamitas, budistas, paciencia no les faltaba. Vamos a ver que pasa con los islamistas exitados. Mejor que mefistófeles tenga mas cuidado al asesorar.